Tarta Skye y Everest

Hoy os traigo dos versiones de una misma tarta, las hice para el cumpleaños de Aldara, la de fondant fue para su fiesta infantil, y con la de ganache de fresa lo celebramos en casa con la familia. 



Bizcocho:
300 g de harina
300 g de azúcar glas
3 huevos
1 cucharadita de pasta de vainilla
30 g de cacao en polvo
24
240 ml de leche
1 cucharada de zumo de limón
1 cucharadita de bicarbonato sódico
1 cucharadita de sal
120 g de mantequilla a temperatura ambiente
Ganaché de fresa:
200 g de chocolate blanco
150 g de nata para montar
2 cucharadas y media de gelatina de fresa



Tamizamos y mezclamos la harina, el bicarbonato, la sal y el cacao, reservamos.
Mezclamos la leche con el zumo de limón, dejamos reposar.
Batimos la mantequilla con el azúcar hasta obtener una mezcla esponjosa, añadimos los huevos uno a uno, batiendo bien después de cada adicción, Incorporamos la vainilla y la mitad de la mezcla de harina, luego la mezcla de la leche y seguidamente el resto de la harina, seguimos batiendo hasta que se haya integrado todo.


Vertemos la mezcla en el molde previamente engrasado y horneamos unos 50 minutos o hasta que al introducir una brocheta, ésta salga limpia. Dejamos enfriar completamente y lo cortamos horizontalmente una o dos veces, según queramos (es más sencillo hacer esto el día después de que se haya horneado, ya que el bizcocho estará más firme). Rellenamos con el ganaché de fresa.
Para hacer el ganaché de fresa, ponemos a calentar la nata, cuando rompa a hervir, apagamos el fuego y añadimos el chocolate troceado, removemos hasta que se disuelva totalmente, añadimos la gelatina y removemos hasta que este completamente integrada. Dejamos reposar, mejor de un día para otro.


Y como recuerdo los invitados a su fiesta infantil se llevaron estas galletas de mantequilla decoradas con papel de azúcar.