Bicocho con sorpresa

Hoy os traigo este bizcocho con sorpresa, que seguro que a más de uno le va a encantar por su combinación de dos sabores chocolate y vainilla. Es un bizcocho fácil de hacer aunque algo laborioso ya que lleva doble horneado para esconder dentro del bizcocho una decoración hecha también con otro bizcocho, en este caso un conejito ya que estamos en pascua.



Para el bizcocho de yogur y vainilla:
4 huevos
1 yogur natural ecológico
1 medida de yogur de sirope de agave en polvo
3 medidas de yogur de harina de quinoa
1 medida de yogur de aceite de oliva suave
1 cucharadita de pasta de vainilla
1 sobre de levadura
Para el bizcocho de yogur y chocolate:
4 huevos
1 yogur natural ecológico
2 medidas de yogur de azúcar integral de caña
2 medidas de yogur de harina de quinoa
1 medida de yogur de cacao sin azúcar
1 medida de yogur de aceite de oliva suave
1 sobre de levadura



El día anterior preparamos el bizcocho de yogur y vainilla:
Batimos los huevos con el sirope de agave, vamos añadiendo el aceite, el yogur, la vainilla y la harina tamizada con la levadura, mezclamos todo bien hasta obtener una mezcla homogénea. Introducimos la mezcla en un molde engrasado y horneamos 170º unos 35-40 minutos o hasta que al pincharlo con una brocheta, ésta salga limpia. Dejamos enfriar completamente.
Una vez frío el bizcocho lo troceamos y con un corta pastas de la forma que queramos, esta vez fue con forma de conejo, vamos cortado trozos de bizcocho, los reservamos y alineamos. Los congelamos.
Al día siguiente, hacemos el bizcocho de chocolate.
Batimos los huevos con el azúcar hasta que la mezcla blanquee, añadimos el aceite, el yogur y la harina tamizada con el cacao y la levadura, seguimos batiendo hasta formar una mezcla homogénea, Preparamos un molde tipo plumcake y cubrimos el fondo con unas cucharadas de masa de bizcocho, ponemos encima y centrados los trozos de bizcocho de vainilla que tenemos en el congelador con forma de conejo en el congelador. Cubrimos con el resto de la masa de bizcocho de chocolate. Horneamos 170º unos 35-40 minutos o hasta que al pinchar con una brocheta, ésta salga limpia.
Dejamos enfriar.