Tarta de Santiago

La Tarta de Santiago es una receta tradicional de la cocina gallega, no lleva nada de harina, salvo en la masa que la recubre por debajo (masa quebrada), actualmente se puede comprar en casi todas las pastelerías de las poblaciones y zonas por las que pasa el camino de Santiago, y por supuesto en toda la comunidad Gallega, sus principales ingredientes son almendras, azúcar y huevos.
La primera noticia que se tiene del uso de este bizcocho de almendra, procede del siglo XVI, aunque por aquel entonces era denominada "Torta Real",  las primeras recetas fiables datan del siglo XIX bajo el epígrafe de "Tarta de Almendra" la elaboración y proporción de los ingredientes hace pensar en lo que hoy en día denominamos "Tarta de Santiago". El origen de la cruz de Santiago representada en su superficie data del año 1924  cuando el fundador de  la pastelería compostelana  "casa mora" comienza a adornar las tartas de almendra  con la silueta de la Cruz de Santiago, según sus descendientes, buscaba dar un toque distinto a un producto tradicional, típico de la ciudad y especialidad de la casa. Esta idea alcanzó un gran éxito al unir un producto tradicional como la tarta de almendra a un símbolo inequívoco de la ciudad, esta iniciativa  fue seguida por todos los compostelanos y  pronto se difundió por toda Galicia.



500 g de almendras molidas
500 g de azúcar
8 huevos
para la masa quebrada:
280 g de harina de trigo
150 g de mantequilla a temperatura ambiente
1 pizca de sal
20 g de azúcar
100 g de agua



En un bol ponemos la harina, la mantequilla a daditos, la sal, el azúcar y el agua, amasamos hasta que todos los ingredientes se integren y la masa se despegue de las paredes del bol sin dificultad, tapamos la bola de masa con film transparente y dejamos reposar en la nevera media hora.
Pasado este tiempo la extendemos con un rodillo y forramos con ella un molde desmoldable (fondo y lados).
En otro bol ponemos los huevos, batimos  con unas barillas, añadimos el azúcar y mezclamos. Agregamos las almendras molidas y mezclamos hasta integrar todos los ingredientes. Vertemos este relleno sobre la masa quebrada y metemos en el horno precalentado a 180º hasta que la superficie se vea crujiente y bien dorada, más o menos unos 50 minutos. Se hornea la masa y el relleno a la vez.
Dejamos enfriar la tarta una media hora dentro del molde y transcurrido ese tiempo retiramos del molde y dejamos enfriar completamente.
Decoramos con azúcar glas, y le ponemos por encima unas almendras.


Con esta receta participo en "El día dulce Typical Spanish"